Monasterio de Moreruela

INICIO
ZAMORA
HISTORIA
LOCALIZACIÓN
PLANOS Y VISTAS
VIRTUALIZACIÓN
ENLACES EXTERNOS
CONTACTO
         
 
Síguenos en Facebook
 
 
Libro de firmas
 
         
ZAMORA  
La Catedral
Iglesias y Monasterios
Semana Santa
Edificios civiles
Rutas turísticas
.

San Pedro de la Nave, a 20 kilómetros de la capital, es una de las más antiguas (siglo VII) y de las raras iglesias visigóticas que se conservan en España. Fue trasladada en 1930 a Campillo, pues su emplazamiento lo cubrió el embalse del Esla. De sencillo exterior, construida en arenisca rojiza con sillares sin argamasa, tiene una extraordinaria importancia en el eslabón de los estilos artísticos: su planta de cruz latina de tres naves supone una simbiosis de elementos romanos y orientales, precedente del románico. El arco de herradura de portada e interior, tan utilizado posteriormente en el arte hispano-musulmán, demuestra su ascendencia hispana. Las entradas a los extremos del crucero son singularidad bizantina. Los capiteles historiados: «Daniel en el foso de los leones» y «El Sacrificio de Isaac», en los del crucero, con gran fuerza expresiva y cierto primitivismo mantienen el antecedente narrativo romano y poseen un gran valor, puesto que éstos no se generalizaron hasta el románico. La ornamentación de círculos con helicoides, estrellas, racimos, pájaros, animales o máscaras es una aportación muy original y variada del visigotismo español y es suma de las formas celtas y germánicas con las bizantinas. Muestra de éstas son los símbolos antropomorfos de las bases de las columnas. Fue paso de peregrinos a Santiago.

San Pedro de la Nave. Zamora

San Pedro de la Nave. Zamora

 

RUTA DE LA VÍA DE LA PLATA

Tomando la Vía de la Plata que unía Zamora con las calzadas romanas de Zaragoza, hacia el Norte, están los restos de Castrotorafe, ciudad medieval asentada en el «Vicus Acuarius» de los romanos. Cerca de Granja de Moreruela, las ruinas del Monasterio de Moreruela, del siglo XII, bella superposición exterior de niveles del ábside central y la sacristía.

Monasterio de Santa María de Moreruela. Zamora

        

LAGUNAS DE VILLAFÁFILA

Las Lagunas de Villafáfila son Reserva Nacional de Caza, con gran variedad de especies de aves y muchas migratorias: ansar común y ansar campestre, ánades reales , avefrías, garzas reales, cigüeñas blancas y grullas comunes, y sobre todo avutardas, especie protegida que tiene aquí uno de los núcleos más numerosos de Europa.

Lagunas de Villafáfila. Zamora

Tierra de campos. Palomares

   

BENAVENTE

Benavente, entre los ríos Orbigo y Esla, es una ciudad típica de la Castilla medieval, la segunda de la provincia, con animada vida social e industrial. Sus principales monumentos son San Juan del Mercado, del siglo XII, con una de las primeras bóvedas góticas de España y escenas de la epifanía y profetas en la puerta sur, influenciadas por el Maestro Mateo. Santa María del Azoque, del siglo XII, muestra en la combinación de volúmenes de sus cinco ábsides clara relación con Moreruela. Guarda esculturas góticas de los siglos XIII a XIV. El Hospital de la Piedad, fundado por los Condes de Pimentel en el siglo XVI, es gótico-renacentista. El Castillo de los Condes de Pimentel, incendiado durante la Guerra de la Independencia, conserva tan sólo la Torre del Caracol, del siglo XVI, mezcla de gótico y renacimiento; convertido en el Parador de Turismo "Femando II de León", tiene maravillosas vistas desde los jardines. Villalpando es la capital de la Tierra de Campos, con su recinto amurallado, sus almenadas puertas: las de San Andrés y Santiago, y calles típicas; destaca su iglesia de Santa María la Antigua. En el Valle del Tera merece visitarse la Iglesia de Santa Marta del Tera, románica del siglo XII, que presenta decoración de ajedrezado en el exterior, una buena fachada al sur e interesantes capiteles.

Benavente
Benavente
Benavente

 

SANABRIA

Esta ruta por el noroeste, camino de Galicia, atraviesa el embalse del Esla por el «puente de la Estrella». En Tábara merece visitarse su iglesia, del siglo XII. A partir de aquí la carretera bordea la Reserva Nacional de Caza de la Sierra de la Culebra, de 65.891 hectáreas, surcadas por abundantes ríos y arroyos, que confluyen en el Tera. Es un paisaje formado por bosques y monte bajo, con importante población lobuna; corzos y ciervos, lejos de la densidad óptima, y jabalíes. La perdiz roja, liebre, codornices, palomas y tórtolas son muy abundantes. Rionegro del Puente tiene interés por su Santuario de Nuestra Señora de Carballeda y Mombuey, por su original torre románica, del siglo XIII.

Adentrados ya en la comarca sanabresa, la más pintoresca de la provincia por sus montañas, bosques y praderas, encontramos Puebla de Sanabria, villa citada en el 569, enclavada a los pies del Tera; la iglesia es del XII y el castillo del XV entre sus casas de piedra con tejados de pizarra. Tiene un confortable Parador de Turismo.

San Martín de Castañeda tiene un precioso conjunto formado por los restos de su monasterio y la iglesia del siglo XIII.  

 

Lago de Sanabria

 

Paisaje bellísimo es el Parque Natural del Lago de Sanabria, enmarcado por las Sierras de Cabrera y Segundera y las montañas Peña Trevinca, Peña Negra y Moncalvo. Tiene 5.027 hectáreas y está a más de 2000 metros de altitud. Su interés, aparte del turístico y deportivo, reside en que es un ecosistema vegetal de transición entre el clima atlántico, el mediterráneo y el de montaña, y en la formación glaciar de uno de nuestros escasos lagos naturales (de 3,5 kilómetros de largo y 2 de ancho); al igual que el de las otras 40 lagunas de la zona, de aguas frías y transparentes. Tiene rica vegetación arbórea: rebollos, castaños, abedules, alisos, fresnos, acebos y tejos y una flora única. También pre­ciosos son las Cascadas del Tera, hacia el nacimiento del río, y el Valle del río Tuela, próximo a la bonita localidad de Hermisende.

 

TORO Y LA TIERRA DEL VINO

A orillas del río Duero se alza la ciudad de Toro, Conjunto Histórico­Artístico del que destaca la Colegiata de Santa María la Mayor, románica de 1160, con cúpula sobre pechinas de influencia bizantina; entre sus portadas es preciosa la occidental o de «La Majestad», gótica del XIII, al igual que otros elemen­tos del interior; en el Museo se exhibe Arte Sacro: el delicado cuadro «La Virgen de la Mosca» y un relicario de marfil, auténtica filigrana. Otros templos de verdadera importancia son: San Lorenzo, románico­mudéjar, del siglo XIII, con buen retablo gótico. San Sebastián, convertida en Museo de Pinturas Góticas, en el que se exhiben las procedentes del Monasterio de Santa Clara. San Julián, del gótico final. San Pedro del Olmo, del siglo XIII, con interesantes pinturas muy deterioradas. San Salvador, del siglo XII, mudéjar con restos de pinturas, y Santo Tomás Cantuariense, documentada en el siglo XIII, del que nada queda; su interesante retablo es del siglo XVI. El Real Monasterio del Sancti Spiritus es del siglo XIV con artesonado morisco.

Entre sus numerosos edificios civiles destacan las Puertas de Santa Catalina y Corredera, el Castillo, muy modificado, del siglo X; la Torre del Reloj, el Constistorio, construido por Ventura Rodríguez en 1778, y el Palacio de las Leyes, en el que se celebraron las Cortes en I505.

El puente de piedra, la plaza de toros, de 1828; palacios y casonas complementan esta antigua plaza fuerte, donde a Juana la Beltraneja le ganó Isabel I la batalla que permitió consolidar la unidad de España.

Centro de la «Tierra del Vino», las albilleras de Marialba y la «tinta de Toro» producen los celebérrimos caldos que merecieron las páginas de Cervantes, «profundos y espesos» que pueden degustarse en variadas y auténticas bodegas, como hace siglos.

En la iglesia de Arcenillas están las tablas de Fernando Gallego, pro­cedentes del antiguo retablo gótico de la Catedral de Zamora.

Colegiata de Toro

Toro. Zamora

 

RUTA DE LOS EMBALSES Y DE LOS ARRIBES DEL DUERO

La ruta Ricobayo-Villalcampo-Castro, en la comarca de Aliste, ofrece pintorescos paisajes. La desviación hacia Bormillo de Sayago atraviesa el impresionante Puente Pino, que salva los 90 metros sobre el Duero y une las comarcas de Aliste y Sayago. Desde aquí es camino inexcusable la visita a Fermoselle y los Arribes del Duero. La villa, sobre un cerro, estuvo habitada desde tiempos remotos, tiene empinadas calles de irregular trazado, los restos del castillo donde resistieron el obispo Acuña y los Comuneros y está rodeada de un original paisaje. Tales son los Arribes del Duero: terrazas y bancales rodeados con muretes de piedra, para contener la tierra ante la pendiente del río, en la que consiguen plantar cultivos mediterráneos, como vid, olivos y frutales.

 

Embalse del Esla

 

Volver al inicio de la página

La Catedral  |  Iglesias y monasterios  |  Semana Santa  |  Edificios Civiles  |  RUTAS TURÍSTICAS

ZAMORA  |  Historia  |  Localización  |  Planos y Vistas  |  Virtualización  |  Enlaces externos  |  Contacto

Aviso legal  |   © AGUICAMP Arquitectura e Ingeniería